domingo, 7 de junio de 2015

El pájaro azul (Capítulo 4)

CAPÍTULO 4


“Tenía los ojos tan grandes como Betty Boop,  pero era todavía más sexy, trabajaba en un club…”
Betty Boop – Quique González



Blanca tiene 17 años.
Trabaja en un club sirviendo copas.
Mintió sobre su edad para conseguir el trabajo.
A Blanca se le da bien mentir.
Lleva tanto tiempo haciéndolo que a veces le cuesta distinguir la verdad de la mentira.
Le gusta su trabajo.
El sueldo no es gran cosa, pero lo compensan las propinas.

Una vez por semana, el dueño del club deja que Blanca suba a la barra a bailar para los clientes.
Las otras chicas bailan semidesnudas, con una música pegadiza y sensual que hace que no puedas separar tus ojos de ellas.
Blanca no es como las otras chicas.
Ella sube lentamente a la barra, coge el micrófono y suavemente canta “This city” de Steve Early mientras se contonea al son de una guitarra acústica.
Es el único momento de la semana en el que el club para por completo.
Son apenas tres minutos.
Pero todos los presentes desnudan sus almas ante la voz de Blanca.
El dueño sabe que podría ganar mucho más dinero si Blanca hiciese lo mismo que las otras chicas.
Sabe que Blanca es más guapa que la mayoría, y que cualquier hombre se dejaría el sueldo del mes en una noche con ella.
Pero esos tres minutos valen más que el dinero de todos los perdedores de la ciudad.
Esos tres minutos son los que los hacen vulnerables, los que les recuerdan porque están allí, los que les dan una razón para seguir otra semana con su ruin existencia.
Cuando Blanca termina de cantar no hay aplausos, solo un puñado de hombres secándose las lágrimas discretamente mientras apuran sus copas.

Blanca sigue con su rutina.
Sigue sirviendo copas.
Sigue hablando con los clientes.
Sigue ayudando a las chicas a prepararse antes de salir al escenario.
A menudo Blanca ve como las chicas llevan a los hombres sedientos de lujuria a las habitaciones de arriba.
Blanca se dice que ella nunca pasará por eso.
A Blanca se le da bien mentir,
incluso a sí misma.


Peraltucho

lunes, 11 de mayo de 2015

El pájaro azul (Capítulo 3)

 CAPÍTULO 3

“Dime, ¿Qué clase de pájaro eres tú?”

Moonrise Kingdom


Abre los ojos 15 segundos antes de que suene el despertador. Estira lentamente el brazo y lo coloca justo encima del botón que apaga la alarma. El reloj apenas tiene oportunidad de gritar su molesto canto matinal. Recoge el paquete de “Ducados” de la mesilla mientras se incorpora, se lleva uno a los labios sacándolo directamente con los dientes del paquete. Fuma por la misma razón que sigue poniendo la alarma sin tener que hacer nada por la mañana, por rutina. Apenas tiene 20 años y ya se le nota en la mirada que está harto de la vida. Parece haberse resignado al devenir de los días y haber tomado la decisión de dejarse llevar, de no poner de su parte para evitar esa monotonía. La rutina le parece algo bueno, cree haber vivido lo suficiente, pese a su corta edad, para estar seguro de que saber por adelantado como va a terminar el día es la mejor razón, y posiblemente la única, para levantarse.

Se viste despacio, no lo esperan en ningún sitio. Coge su chupa y su guitarra y sale de su piso. Cierra antes con llave la puerta, han robado 2 veces en lo que va de mes en el bloque. Al bajar las escaleras huele el café recién hecho que viene del piso de su casera, la señora Dolores. La puerta de su casa está abierta. Entra sin preguntar. La señora Dolores sonríe al verle y le sirve una taza. Él se calienta las manos con la taza mientras la casera le cuenta todos los cotilleos del edificio. Pese a tener ya más de 80 años la señora Dolores se conservaba bastante bien. Tiene pisos por todo el barrio, no cobra un alquiler excesivamente alto, tiene dinero de sobra, y alquila los pisos solo para estar ocupada y para poder charlar con los inquilinos cuando se sintiese sola. Dicen en el barrio que la señora Dolores en sus tiempos era la Madame de uno de los burdeles más exclusivos de la ciudad, que se codeaba con la gente de las más altas esferas, y que así consiguió la fortuna que tenía. Otros dicen, siempre en voz baja, que la señora Dolores fue en realidad la esposa de uno de los capos más grandes del estado, y que al morir éste en un tiroteo ella asumió el mando, siendo incluso mucho más sanguinaria y cruel que su marido. Fuera como fuese, a él le gustaba su casera, y no hacía caso de las habladurías de la gente. Ella lo invitaba a café todas las mañanas y le perdonaba los retrasos con el alquiler cuando iba más justo, a veces incluso, le permitía que pagase arreglando cosas de los pisos que alquilaba, se le daba muy bien arreglar cosas. Él no era muy hablador, pero le gustaba escuchar las anécdotas de la anciana, y a ella le encantaba que le escuchasen, por eso hacía café todas las mañanas, a pesar de que ella no lo bebía.

Se despide de su casera y sale a la calle con su guitarra. No tiene un destino fijo. Simplemente anda por las aceras mirándose los pies, paseando su guitarra por la ciudad. Termina entrando en el metro. Allí saca su instrumento de su funda y la deja abierta en el suelo. Busca en sus bolsillos algunas monedas y las deja dentro de la funda, hace tiempo que se dio cuenta de que a la gente le cuesta ser la primera en reconocer que algo es bueno, pero en cuanto uno lo hace los demás se montan rápidamente en el carro. Afina su guitarra a conciencia. Se toma su tiempo. Cierra los ojos. Y empieza a cantar “I walk the line”. Desde el primer momento el joven se transforma, ya no es el pobre desgraciado que se levantó 15 segundos antes de que su despertador sonase, en ese momento es Jonhy Cash. Él nunca lo ha visto, solo ha escuchado la canción en radio, pero, sin saberlo copia todos sus gestos, sus movimientos, su forma de coger la guitarra… Termina y viene el turno de “Heart of gold” y el chaval se transforma Neil Young. Y así sigue durante horas, poniéndose en la piel de “Eric Clapton”, haciendo creer a los presentes que “The Creedence” ha bajado al metro a tocar, haciendo suya la dura voz de “Tom Waits”. Hasta que finalmente llega a su favorita, aquella canción que hizo que algo cambiase en su interior, aquella canción por la que afina toda las noches su guitarra, por la que la pasea a diario por la ciudad.
“Blowin’ in the wind”.
Termina y recoge las pocas monedas que la gente le quiso otorgar. Mete con cuidado su guitarra en su funda y sale del metro. De vuelta a la calle se acuerda de aquella historia que le contó la vieja Dolores. La historia del primer violinista de la orquesta sinfónica de Londres. Gente de todas partes del mundo venían a verlo tocar y pagaban fortunas por escucharlo. Él, harto de tanta adulación, disfrazado de mendigo bajo una tarde a la estación de tren, sacó su violín y se puso a tocar para los viajeros. Personas de todas partes del globo pagaban fortunas por oírlo tocar, aquella tarde, en hora punta, reunió 27 céntimos. Cuentan, que cuando se dio cuenta de lo que realmente valía su talento, se montó en el primer tren que salía de la estación dejando atrás, para siempre, Londres y su violín.

Él, gracias a su truco de dejar algunas monedas en su funda, había conseguido algo más de 27 céntimos. Pero no paraba de darle vueltas a la historia, no creía que el violinista reuniese tan poco dinero por no tener talento, si no por estar en el lugar equivocado, se puede pensar que cualquier sitio y cualquier momento es bueno para disfrutar del arte, pero es falso, hay un momento y un lugar para todo, y un buen artistas en un mal sitio, puede ser repudiado sin piedad. Cuando quiere darse cuenta ha llegado a la estación de tren. Sabe que no tiene nada de valor en su piso, nada que quiera mantener en su vida. Se monta en el primer tren que aparece en la estación. No tiene ni idea de a dónde va, pero en cuanto el tren empieza a moverse, tiene el claro pensamiento de que ha pasado demasiado tiempo en el lugar equivocado.
Al día siguiente un despertador suena en un piso vacío. La señora Dolores espera con la puerta abierta y el café recién hecho, hasta que el café termina por enfriarse y la señora Dolores comprende, tristemente, que alguien que se hacía llamar “Pájaro Azul” no podía estar quieto en un mismo lugar durante demasiado tiempo.


Peraltucho

lunes, 2 de marzo de 2015

La torre oscura

"A menos que seamos consecuentes con nosotros mismos, nunca nos acercaremos ni a mil kilómetros de la Torre."
 La torre oscura  Stephen King 


El pistolero que antaño perseguía al hombre de negro ahora cabalga solo.
Vaga por las bastas llanuras de un mundo al que ya no pertenece.
Un mundo que cambió hace mucho.
La mayoría de la gente se adaptó al cambio, siendo el cambio un mero eufemismo de la muerte.
Él se negó a cambiar.
Creyó que su mano estaba hecha para repartir justicia, sin llegar a comprender que la persona que juzga eternamente está condenada a darse cuenta de que todos los hombres son imperfectos.
Ahora cabalga solo, sin más compañía que sus revólveres y su viejo caballo, el cual no tardará en asumir su cambio.
Aun así el seguirá,
no por convicción,
ni por orgullo,
si no por inercia,
porque no conoce otra vida, ni otra meta, que la de alcanzar la torre oscura que se perfila en su horizonte desde que aprendió a levantar la vista del suelo.


Peraltucho 

lunes, 16 de febrero de 2015

El pájaro azul (Capítulo 2)

CAPÍTULO 2

"Yo he preferido hablar de cosas imposibles,
porque de lo posible se sabe demasiado."

Resumen de noticias - Silvio Rodríguez


Blanca nació en un pueblo sin color.
Tampoco tenía nombre.
No aparecía en los mapas.
Nadie recordaba su existencia.
En aquel lugar solo existía el blanco y el negro.
No había cabida ni para un triste tono gris.
Ninguna carretera llegaba aquel sitio.
Perdido, encerrado, escondido en las montañas, los habitantes de aquel pueblo vivían sus pacíficas vidas.

Aquel extraño lugar era, de un modo raro y perverso, totalmente autosuficiente.
Cada ciudadano parecía conocer desde tierna edad cual era su cometido en el pueblo.
No había ni un solo habitante que dedicase esfuerzos a una tarea superflua.
En aquel pueblo no existían los músicos, escritores, cineastas, filósofos, ni cualquier otra persona que no desempeñase un papel estrictamente esencial en la supervivencia de aquel pueblo.

Allí nació Blanca.
Lo más normal es que el destino de Blanca hubiese sido ser panadera, frutera, lechera, ganadera o cualquier otro trabajo que hubiese ayudado a aquel pueblo tan especial.
Pero nada de eso ocurrió.
A la semana de su nacimiento, 27 pájaros azules se posaron en la ventana de cierto hospital a cientos de kilómetros de allí.
Puede que fuese casualidad, o puede que fuese alguna señal del destino.
Nadie lo sabe.
A nadie le importa.
Pero aquel día.
El día en el que cumplía una semana de vida.
El día en el que 27 pájaros azules decidieron posarse en la misma ventana.
Ese día, los labios de Blanca se tornaron del rojo más intenso que nadie pudiese imaginar.
De esta forma quedó marcado el destino de Blanca.
De esta forma cambió la rutina de aquel tranquilo y extraño pueblo.

De esta forma se le negó la posibilidad de una infancia normal en un pueblo sin color.


Peraltucho

domingo, 18 de enero de 2015

El pájaro azul

Introducción

Hace tiempo que no escribo nada nuevo, por lo visto es un problema bastante común entre los escritores. Por "suerte" he ido tirando de escritos antiguos que tenía guardados, y repasando esos escritos he dado con uno con el que disfruté bastante. Era un proyecto diferente, aspiraba a ser una novela larga, algo que reuniese todos mis referentes culturales (libros, canciones, películas, series, etc...) y juntar todos esos elementos en una historia escrita por mi. Escribí un par de capítulos y lo abandoné, no porque no me gustará, si no porque no sabía como continuar la historia. Al releerlo me volvió a conquistar la historia y decidí continuarla. Hay algunos capítulos ya escrito, así que os garantizo que durante unos meses iré colgándolos por aquí (junto con nuevos escritos si me llega la inspiración). Espero que disfrutéis de mi "intento" de novela (titulada "El pájaro azul"), y que (para variar) os animéis a dar vuestra opinión en los comentarios.

¡Que os vaya bonito!



CAPÍTULO 1

"Hay un pájaro triste en mi corazón que quiere salir, pero soy muy listo. 
Solo le dejo salir por las noches, a veces, cuando todo el mundo duerme.
Le digo: Sé que estás ahí, así que no estés triste.
Después lo vuelvo a guardar. Pero el está cantando allí dentro.
No lo dejo morir del todo. Y así dormimos juntos, con nuestro pacto secreto.
Y es lo suficientemente tierno para hacer llorar a un hombre.
Pero yo no lloro. 
¿Y tú?"

Bluebird - Charles Bukowski



Hubo 3 acontecimientos importantes aquel día. Según un reciente estudio en el mundo nacen una media de 367.472 niños al día, pero aquel día solo nació un niño. Ese es nuestro primer acontecimiento importante. Según el mismo estudio, mueren una media de 153.652 personas cada día, pero aquel día solo murió una persona, por primera vez en la historia de la humanidad, el balance entre nacimientos y muertes quedó a cero. Ya tenemos nuestro segundo acontecimiento importante. Pese a que en el mundo viven 7.204.584.659 personas, nadie se percato de los dos acontecimientos anteriores. Nuestro tercer y último acontecimiento importante del día ocurrió en la ventana de la habitación 307 del hospital Virgen de Lujan, situada en la tercera planta de dicho edificio, donde casualmente nació el único niño que nacería aquel día, y donde se posaron de manera simultánea y durante todo el parto de la criatura, 27 pájaros azules. A diferencia de los anteriores acontecimientos, este si fue observado, y por más de una persona, concretamente fue observado por 2 enfermeras, un médico, la madre y el padre del muchacho que iba a nacer, la futura abuela del muchacho (que técnicamente no llego a ser abuela porque murió de un ataque al corazón cuando vi los 27 pájaros azules que se posaron en la ventana simultáneamente), el equipo de paramédicos que intentaron reanimar a la futura abuela (que al final no llego a ser abuela) y por una niña que deambulaba por el hospital (al que había ido para visitar a su hermano, al cual habían ingresado para operarlo de las amígdalas).

Los padres del chaval habían vivido toda su vida en el pueblo. Nunca se habían amado. Se casaron porque sus padres acordaron que así sería. Ellos no conocían otro estilo de vida, y aceptaron sin rechistar aquel acuerdo. Se casaron con 21 años. En su noche de bodas hicieron el amor. Como ninguno de los dos terminó muy satisfecho con la experiencia, y dado que no se amaban ni se deseaban, decidieron que solo mantendrían relaciones sexuales en sus respectivos cumpleaños, en el aniversario de su boda y los 29 de febrero (qué es la vida sin caprichos). Durante 27 años ella no se quedó nunca embarazada. Lo cual fue un alivio para los dos, pues ninguno de los dos quería descendencia. Pero ocurrió que 27 años después de casarse, con 48 años, ella quedó embarazada y 9 meses después, frente a la atenta mirada de 27 pájaros (ya es casualidad) tuvo a su primer y único hijo. Al haber crecido en un pueblo pequeño, ambos eran muy supersticiosos. Habiendo nacido su primer hijo en aquellas circunstancias, con la cosa de los dichosos pájaros azules y la muerte de la casi abuela, no se les puede culpar por pensar que su hijo había llegado al mundo entre malos augurios y puede que con la ayuda del mismísimo Satanás. Su padre, para asegurarse, hizo examinar al niño por 3 curas diferentes, los cuales exorcizaron al chaval (cobrando por supuesto una considerable suma por los materiales y el tiempo utilizado para cada uno de los exorcismos). Aún así, los padres no quedaron convencidos y pensaban que su hijo moriría pronto, por lo que decidieron no ponerle ningún nombre hasta estar bien seguros de que no se moriría.


A pesar de que sus progenitores no fueron ningún modelo de paternidad, no se puede decir que al niño le faltase nunca de nada (salvo quizás un poco de cariño y amor). Tenía todas sus necesidades cubiertas, lo cambiaban cuando lo necesitaba, le daban de comer cuando tenía hambre, incluso una vez por semana lo montaban en un carrito y lo sacaban de paseo. Al poco tiempo, los padres se dieron cuenta de que, aunque no le pusieran un nombre oficial, debían llamar al niño de alguna manera para que pudiese obedecer a algunas órdenes básicas. En el pueblo todo el mundo conocía la historia de cómo el niño había llegado al mundo, y todos se referían a él como “El pájaro azul”. Como sus padres no iban muy sobrados de imaginación decidieron usar ese apodo cuando no les quedase más remedio que referirse al chaval, cosa que no ocurría a menudo, pues, al estar seguro de que su muerte era inminente y que llegaría de una forma horrible, oscura y sobrenatural, no querían encariñarse mucho con su retoño. Pasaron los meses y resultó que el pájaro azul era un niño más inteligente de lo normal. Con apenas un año, cuando los demás niños se esforzaban por mantener erguida su cabeza y luchar para sobrevivir, el pájaro azul ya andaba y sabía hablar, aunque esto último nadie lo sabía, pues nadie le dirigía nunca la palabra y el no sentía la necesidad de decir nada.

En el momento en el que sus padres se dieron cuenta de que el pájaro azul era capaz de andar y de entender perfectamente todo lo que le decían, su único cometido como padres pasó a ser alimentarlo 3 veces al día. Por lo demás lo dejaban caminar a sus anchas, sin ningún tipo de norma ni de restricción. Así que se dedicaba a pasear por el pueblo y observar a sus habitantes. Al principio a algunos les chocó el ver a un niño tan pequeño caminando libremente por las calles sin ningún adulto vigilándolo, pero cuando lo reconocían dejaban de preocuparse (todo el mundo sabía que aquel niño no era normal). Con un año y medio descubrió la escuela. Era demasiado pequeño para que lo pudiesen matricular (aunque de haber tenido la edad necesaria sus padres no se hubiesen molestado en matricularlo), así que simplemente entró en el edificio, abrió la puerta de un aula y se sentó al final. Los profesores, al reconocerlo en sus clases, no se molestaban siquiera en hacerlo salir, sabían que no era un niño normal y asumían que no tenía otro sitio a donde ir, así que actuaban como si no existiese. Los otros niños tampoco le hacían caso, lo trataban como parte del mobiliario. El hecho de que no hablase y que apenas se moviese de su sitio al final de aula no ayudaba a que los demás alumnos se interesaran por él, pero tampoco era su objetivo. Cuando cumplió los dos años ya había aprendido a leer y pasaba las horas en la escuela leyendo todos los libros que había en ella.

A los 3 años había leído todos los libros que había en la escuela y había aprendido las nociones básicas de matemáticas (todo ello sin haber pronunciado una palabra en su vida). Desde que aprendió a leer sentía un hambre atroz de conocimiento. Necesitaba leer y conocer cosas nuevas. Cambió la escuela por la biblioteca pública. La biblioteca no era gran cosa, su catálogo era bastante escaso. Contaba con una colección de los mejores autores de la historia, un par de diccionarios, una enciclopedia ilustrada de 12 tomos, un libro sobre la música, un par de ellos sobre mecánica básica, otro sobre física y una biblia. Tardó un año en leer todo aquello (incluido el diccionario). Se levantaba todos los días a las 7, desayunaba y se sentaba en la puerta de la biblioteca hasta que abría. Pasaba allí todo el día, tomando solo un descanso de media hora para comer un pequeño almuerzo.

Cuando terminó con todos los libros de la biblioteca decidió poner en práctica los conocimientos que había adquirido desmontando todos los aparatos que encontraba y montándolos de nuevo. Le gustaba ver lo que había dentro de los objetos cotidianos y tenía una facilidad innata para descubrir cómo funcionaban y reparar o mejorar su funcionamiento. Cuando los habitantes del pueblo se dieron cuenta de lo que era capaz de hacer empezaron a llamarlo para reparar toda clase de aparatos, desde televisores hasta coches, pasando por maquinillas de afeitar o relojes… La gente le pagaba lo que podía, el nunca pedía nada a cambio (de hecho nunca hablaba), pero la gente cuando veía su trabajo sentía la necesidad de compensarle de alguna forma. La mayoría le daba algo de dinero, a él nunca le interesó el dinero, no había tenido necesidad de usarlo, tenía 4 años, un lugar donde dormir, y 3 comidas diarias, no necesitaba el dinero para nada. A él le encantaba destripar aquellos aparatos y arreglarlos, con que le dejasen ver el interior de sus posesiones se sentía de sobra remunerado, pero sabía, que de no aceptar el dinero podía ofender a la gente, así que aceptaba el dinero y lo guardaba todo en un viejo tarro que escondía en el fondo de su armario. Fue gracias a esta afición por arreglar cosas lo que le permitió conocer a Bob Dylan.

Un día el dueño de un pub del pueblo lo llamó para que arreglase su vieja Jukebox, hacía años que no funcionaba. El dueño había llamado a 5 profesionales diferentes al cabo de los años, pero ninguno consiguió que volviese a sonar. Al escuchar las hazañas del joven prodigio lo llamó enseguida con la esperanza de que pudiese arreglar su querida máquina. Le costó toda una tarde desmontar pieza por pieza la Jukebox, cada vez que quitaba una la inspeccionaba minuciosamente, la limpiaba con cuidado, y la dejaba con delicadeza en una vieja manta que había extendido previamente en el suelo. Poco a poco la manta se fue llenando de engranajes, tornillos y demás piezas, todas ellas limpiadas y ordenadas por tamaño de una forma casi enfermiza. Cuando terminó de desmontarla solo quedó en pie el armazón de la máquina, y el suelo del pub estaba completamente lleno de piezas de la máquina todas alineadas perfectamente. Cuando el dueño vio aquella estampa estuvo seguro de que aquel niño de 4 años, por muy genio que fuese, no sería capaz de volver a encajar todas las piezas de su querida Jukebox.

Le llevó toda la noche pero cuando amaneció la máquina había resucitado. Parecía recién salida de fábrica. El dueño no podía creerlo. Se acercó a la máquina y pulsó A1. Dentro, el mecanismo que con tanto esmero había reparado el pájaro azul, cogió el disco seleccionado y lo puso en el tocadiscos, acto seguida la aguja bajó lentamente y de los altavoces salieron, por primera vez en años, los acordes de “Blowin’ in the wind” acompañados por la ronca voz de Bob Dylan. Durante 2:48 min no existió en la mente del pájaro azul nada que no fuese aquella dulce canción. Había leído sobre música, se había hecho una idea de lo que podía ser, pero hasta ese momento, nunca había escuchado nada parecido. Durante 2:48 min fue consciente, por primera vez en su vida, de cuan feliz podía llegar a ser.

Para saber cómo llegó la canción de “Blowin’ in the wind” a la Jukebox tenemos que retroceder 43 años. El dueño del pub acababa de instalarse en aquel pequeño pueblo. Acababa de llegar de Inglaterra y quería montar un pequeño pub como los que había en la isla con un dinero que había heredado inesperadamente. Durante meses trabajó duro para arreglar un local que había comprado y decorarlo a su gusto. En aquel entonces el dinero no le llegaba para comprar una Jukebox y tuvo que conformarse con un pequeño radiocasete. Cuando por fin terminó de arreglar el local a su gusto preparó una gran fiesta de inauguración. Todo el pueblo pasó por allí. Todo el mundo bebió, cantó, bailó y disfrutó como nunca. El dueño era de esa clase de persona que caía bien a todo el que conocía sin tener que esforzarse. Tenía algo en su forma de hablar y de moverse que te hacía pensar que podías confiar en él ciegamente. Aquel primer día fue el augurio de un gran porvenir para el pub. Cuando todo acabó, bajó las persianas hasta la mitad y se dispuso a limpiar el local. Se acordó entonces del pequeño radiocasete y sintonizó una emisora al azar. Sonaba en aquel momento “Norwegian Wood” de los Beatles, canción que gustaba especialmente al dueño. Fue barriendo al lento son de aquella música. En un momento dado escuchó un ruido procedente de la puerta, fue hacia ella dispuesto a comunicar a quien estuviese al otro lado que el pub había cerrado. Pero lo que encontró al otro lado fue a la mujer más bella que jamás había visto. La miró a los ojos y quedó mudo. Supo al momento que aquella mujer sería el amor de su vida. Y en ese preciso instante sonó “Blowin’ in the wind”. Pasaron los años y aquella misteriosa mujer que llamó una noche a la puerta de su local terminó convirtiéndose en su esposa. Cuando tuvieron dinero suficiente (lo cual no tardó mucho en suceder pues el pub iba de maravilla) compraron una Jukebox. La modificaron para que la primera canción de la máquina fuese aquella que sonó la primera vez que se vieron. Además hicieron que esa canción pudiese sonar sin necesidad de pagar por ella, como regalo a las futuras parejas que se conocerían en aquel pub. Durante 33 años vivieron felices. Luego ella tuvo un accidente de coche. Murió en el acto. Cuando él se enteró de la noticia se encontraba en el pub. Estaba tan cabreado que se lió a golpes con la Jukebox. Desde entonces la máquina no había vuelto a emitir sonido alguno y él no se había atrevido a escuchar “Blowin’ in the wind”. Hacía 10 años de aquello. Durante ese tiempo había intentado arreglarla, pero nunca lo había conseguido, pensaba que era cosa del destino, que era una señal que le decía que no volvería ser feliz, que no volvería a escuchar ninguna respuesta en el aire.


Por eso, cuando pasaron aquellos maravillosos 2:48 min, el dueño de bar no pudo más que romper a llorar y abrazar al pájaro azul mientras balbuceaba palabras de cariño y agradecimiento. Sin embargo, la mente del muchacho estaba muy lejos de aquel pub, se mecía con el viento de aquella canción, no sabía inglés, y por lo tanto no entendía la letra, pero si sabía que algo dentro de él había cambiado, y que no volvería a ser el mismo nunca más. Por primera vez en su vida deseaba poder abrirse a sí mismo para verse por dentro y entender cómo funcionaba y de qué forma aquellos 2:48 min lo habían cambiado para siempre.


Peraltucho

martes, 30 de diciembre de 2014

Sentimientos encontrados Vol. III

Supongo que os debía (me debía) una última entrada este año, así que para continuar la tradición, os dejo un resumen de estos últimos 12 meses:

De lo que seguimos hablando es de la sorprendente ausencia de domingos tristes, de días de sol abrasador con el blues sonando de fondo bajo un mar de olivares, de festivales de verano, de cabreos mal disimulados, de amaneceres en la Paz, de improvisaciones en teatros, de abrazar a gente que no conoces en los tanatorios, de seguir persiguiendo pájaros azules, de ir cerrando etapas, de seguir bebiendo donde siempre, de no querer salir en las fotos, de cafeteras recicladas, de lunas con la forma de la sonrisa de Cheshire, de noches frías pero no solitarias, de libros, de muchos libros, de esa sensación inexplicable y terrorífica de no querer huir, de querer quedarte en algún sitio, de querer en general, de lo que hablamos, de lo que siempre hemos hablado, es de esos sentimientos encontrados.



Peraltucho

miércoles, 29 de octubre de 2014

Llámalo Química Orgánica


 “´Éramos tan jóvenes que todo nos nombraba” Ismael Serrano


Llega Octubre a su fin y yo sin ningún texto que publicar. Y no es que me haya pasado nada que merezca ser contado, al contrario, estoy deseando que la inspiración termine de golpearme para poner por escrito todo lo vivido en este mes, pero de momento se resiste. Siempre he pensado que Septiembre y Octubre eran meses condenados a ser olvidados, eran los actores secundarios, los que pasan sin pena ni gloria… Parece ser que me equivocaba.

Asumid, sin miedo a equivocaros, que la causa de que no haya nada que publicar tiene nombre de mujer. Es difícil escribir sobre ella, pues es difícil plasmarla en el papel, pero cuando pienso en ella, a mi mente viene la portada de Avería y Redención, junto con sus melodías y sus versos. Intento no idealizarla, sé que, como todos, tiene sus inseguridades, sus dudas, sus rarezas… pero su pijama consiste en una camiseta de Jim Morrison y eso hace que se te olvide todo lo demás.

Sabed de ella que su color favorito es el rojo, le encantan los tacones, lleva una estricta dieta de solomillos al roquefort, deja unos pelos super largos en la almohada, su perfume dura dos días en las sabanas y que cuando sonríe de verdad enseña todas las encías, lo cual es uno de los espectáculos más adorables que podáis presenciar.

Pero supongo, que en el fondo, lo que la hace tan especial, es que, a pesar de que durante toda mi vida siempre he pensado que perder la cuenta de algo contaba como un fracaso, hasta que no ha llegado ella, no me he dado cuenta de lo maravilloso que podía ser perder la cuenta de los días en los que me levanto a su lado.


Peraltucho